sábado, 22 de mayo de 2010

¿Para qué sirve un blog?


Hay veces que me lo planteo. Cuando lo abrí, pensaba
que conseguiría vender cuadros por internet. Ahora
veo, que, de momento, ésto no es así (de hecho sólo
he vendido uno); pero sigo subiendo los cuadros que
pinto, y pongo comentarios, que intentan ser sinceros.
El caso es que le pongo ilusión ¿por qué sigo? ¿No
será que me complacen los cometarios elogiosos?
(Al que no le gustan, no se toma la molestia de ha-
certe un comentario) ¿No será que hasta los lo-
bos esteparios, necesitan, de vez en cuando, alguna
caricia? No lo sé.
Lo que si es verdad, es que desde que tengo el blog
reflexiono más. Pero también me atormento más.
"Yo vivo en paz con los hombres y en guerra con
mis entrañas" (A.M.). El nirvana se alcanza (dicen
los que hacen yoga), cuando dejas la mente en
blanco. Para mi es imposible, no puedo dejar de
darle al tarro.