domingo, 14 de diciembre de 2008

¿POR QUÉ PINTO COCHES?


Pues es algo realmente raro, porque yo no tengo coche
y ni siquiera canet de conducir.
Creo que los pinto porque los considero un símbolo
de nuestra época, un icono; desde la mitad del siglo
XX, hasta, ya veremos, cuando.
Los coches son esculturas rodantes de arte contem-
poráneo, elaboradas con las técnicas más vanguar-
distas, pero bajadas al dominio y la posesión del pue-
blo llano.
Son espejos convexos, que reflejan, distorsionada,
la ciudad, sus edificios, sus gentes... estos reflejos
me seducen.
Los humanos, cuando nos encontramos en su ha-
bitáculo, con los mandos a nuestro alcance, nos
transformamos en nuestro Mr. Hyde esquizofré-
nico, agresivo, insolidario...Tienen un poder sobre
nosotros, enorme.
Los coches también son armas letales, que se uti-
lizan para asesinar, para suicidarse...

Los coches son usados por los jóvenes como lecho

de amor para los primeros escarceos sexuales. (Có-

mo hacer el amor en un Simca 1000?).

Los coches contribuyen al efecto invernadero y

al cambio climático.

Son amados y odiados.

Los miserables, los parias de la tierra, los "sin

techo", buscan refugio en coches abandonados.

El último viaje al cementerio o al crematorio,

lo haremos en coche.

No hay comentarios: