viernes, 13 de marzo de 2009

O L I V E R E T A


Ultimamente estoy pintando cuadros de mi barrio. Por una
simple razon practica: es lo que tengo mas cerca. Para
encontrar la belleza, no hace falta irse a Paris o al Cañon
del Colorado. La podemos encontrar en un contenedor de
basura, al lado de casa.
He llevado el cuadro a una tienda del barrio, a ver si me lo
venden. No les ha gustado mucho.
- ¿Esto que es?
- Un edificio de la calle Olivereta reflejado en un coche.
- Ya, una cosa rara.
A pesar de todo, confio en venderlo. Alguien conectara
conmigo, y estara dispuesto a pagar unos euros para llevarse
el cuadro. La verdad es que uno de los momentos mas satis-
factorios de mi trabajo es cuando cobro. Porque es una
prueva inequivoca, de que el cuadro ha gustado; no hay
lazos de amistad, ni de familia, no me conoce de nada, el
unico vinculo, es el cuadro (y el dinero).

No hay comentarios: