viernes, 30 de octubre de 2009

CHICA RUBIA


Iba yo por calle una mañana soleada, con la cámara preparada,
cuando vi un escaparate que estaba justo formando la esquina,
entonces, me puse a buscar un encuadre donde hubiese refle-
jos y transparencias, cuando....de pronto....apareció la chica ru-
bia. En un segundo me di cuenta de que tenía un cuadro. Dis-
paré. La chica me miró extrañada. En cuento llegué a casa, a-
bandoné todo lo que estaba haciendo, y esa misma tarde em-
pecé el cuadro.Durante la realización,se estableció una corrien-
te de simpatía, entre el personaje y yo......no lo podía evitar....
!me gustaba esa chica! Me imaginaba hasta cómo sería. La
comparaba con el maniquí estereotipado del escaparate y
pensaba....que ella sería todo lo contrario. En fin ......
Estas son las razones por las que me gusta tanto el realismo,
porque contiene historias, es narrativo.

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Felicidades, manuel. Comprendo muy bien lo que dices respecto al arte realista y la cantidad de historias que encierra. Historias potenciales, claro, y ahí está el pintor para ofrecernos sus ojos y el escritor para contárnoslas al oído... Saludos cordiales.

Ana dijo...

Manuel te leo con gusto.
Captas la atención en tus cuadros tanto como en tus textos narrando cómo nacen.
Entiendo bien la emoción que describes...
Me gusta cómo pintas. El "lenguaje" con el que te comunicas.
Los momentos que retratas siguen vivos.