viernes, 30 de octubre de 2009

CHICA RUBIA


Iba yo por calle una mañana soleada, con la cámara preparada,
cuando vi un escaparate que estaba justo formando la esquina,
entonces, me puse a buscar un encuadre donde hubiese refle-
jos y transparencias, cuando....de pronto....apareció la chica ru-
bia. En un segundo me di cuenta de que tenía un cuadro. Dis-
paré. La chica me miró extrañada. En cuento llegué a casa, a-
bandoné todo lo que estaba haciendo, y esa misma tarde em-
pecé el cuadro.Durante la realización,se estableció una corrien-
te de simpatía, entre el personaje y yo......no lo podía evitar....
!me gustaba esa chica! Me imaginaba hasta cómo sería. La
comparaba con el maniquí estereotipado del escaparate y
pensaba....que ella sería todo lo contrario. En fin ......
Estas son las razones por las que me gusta tanto el realismo,
porque contiene historias, es narrativo.