viernes, 19 de febrero de 2010

EL MERCADO


A los pintores que, como yo, declaramos abiertamente que nuestro
objetivo es vender, se nos tilda de comerciales, de acomodaticios.
En mi caso no es así. En primer lugar, si no se pinta para vender
¿para qué se pinta? ¿para pasar a la historia?¿para crear escuela?
¿y qué hacer con los cuadros?¿los amontono en casa? Me parece
pretencioso. Y, en segundo lugar, ni yo, ni nadie, puede pintar
para todo el mundo. El mercado no es homogéneo, cada pintor, tie-
ne su público, unos más amplios, otros más reducidos, pero es a
ese sector, al que hay que dirigirse..
Hay una novela de José Saramago (Manual de pintura y caligrafía
ed. Alfaguara), que cuenta la historia de un pintor comercial, re-
tratista complaciente, al que un día se le cruzan los cables, y empie-
za a pintar los verdaderos cuadros que siempre le hubiese gustado
pintar. Y empieza a hacer retratos crueles. Y, claro, pasa lo lógico,
los clientes no quedan contentos, y no le pagan, y acaba hundido
en la miseria.
El fallo de éste pintor, fue dedicarse al retrato, porque el retrato
es, al tratarse de una obra "de encargo", para un sólo cliente, y
te tienes que plegar a sus gustos, porque el que paga, manda.
El retrato, por un lado es fascinante (todo rostro humano es
fascinante), y por otro, casi siempre es complaciente. Y los más
complacientes son los autorretratos. ¿no habeis observado que
en la foto de mi perfil, he puesto un autorretrato?¿por qué no he
puesto una foto? Porque salgo mucho mejor en los autorretratos
que en las fotos.

6 comentarios:

Ada dijo...

Pienso que al pintor que quiere vivir de la pintura (o debería decir sobrevivir?) no le queda otra que volverse comercial.

Supongo que por ello pasará temporadas de bajón porque se sentirá algo "manipulado", pero siempre puede reservar una parcela de su tiempo para crear lo que él desea.

Es cuestión de esperar el momento e igual si algún día se le reconoce públicamente puede dejar de hacer lo que menos le gusta y volcarse en "su arte".

Por lo demás, yo siempre he pensado que cuando eliges un autorretrato en vez de una foto para "presentarte" es porque con el autorretrato ya das interpretado lo que quieres que se vea de ti. Con la foto, cada espectador es libre de ver.

Yo lo asocio más a la timidez del artista. ;)

Y a lo importante, como siempre tu obra impresionante. Tiene ese sello tuyo y esa luz que tanto me gusta.

Besicos.

PACO HIDALGO dijo...

Interesante reflexión sobre el retrato, Manuel. Miguel Ángel decía que él no hacia retratos porque era algo muy particular y él quería hacer grandes idesas universales (el destino, el pecado, la perseverancia...). Te aagradezco tu visita y tus palabras en ArteTorreherberos. Seguiremos en contacoto. Saludos.

Noelia dijo...

Muy intersante su obra y sus reflexiones. ¿Acaso no nos hacemos todos en algún momento de nuestra vida el de si ser artistas o intentar serlo merece realmente la pena? Es duro, poco gratificante y exige mucho sacrificio, pero luego los pequeños detalles te llenan esas soledades tan de artista. Un saludo.

maria elena dijo...

es la primera vez que paso por aqui lo felicito realmente ... preciosos un abrazo grande desde Argentina

Pepa Sánchez dijo...

Bueno, como dice José Luis Checa, un estupendo pintor valenciano que seguro que conoces, hay cuadros que se pintan por placer y luego estan los "alimenticios".

No me canso de ver tus trabajos Manuel. Besets.

xavier corrales dijo...

Manolo, cada día te superas, que es lo más importante. Además, me han dicho que vendes casi todo lo que pintas. Enhorabuena. Caulquier día te compro otro cuadro. Tus comentarios siguen siendo muy interesantes. Cualquier día te plagio.

xavier