sábado, 27 de febrero de 2010

NOVELAS








Los ensayos sobre arte me resultan áridos, por eso
recurro a las novelas en que el protagonista es un
pintor. A veces son más esclarecedoras y aprendes
más que sesudos tratados.
A mi lo que más me interesa es saber cómo cada
pintor, afronta cuestiones como el proceso creativo
de un cuadro, las influencias, el estilo, las relaciones
con los clientes, las diversas interpretaciones de
cada cuadro ......... Además las novelas son entre-
tenidas, o incluso divertidas.
Aquí os pongo unas cuantas que he encontrado
por casa, de las que guardo un buen recuerdo.
Y que tengo intención de releer.













2 comentarios:

Ada dijo...

Tomo nota! ;)

Isabel Romana dijo...

Es muy buena idea. Las novelas son otra forma de aprender, y comprendo que sientas la mayor curiosidad por hurgar en ellas en busca de ese modo de trabajar de los pintores.
Respecto a tu pregunta en mi blog, sobre la vida de los antiguos romanos, te diré que entre ellos la limpieza, el aseo, era algo esencial. Abundaban los baños públicos (las termas) y algunos famosos aún perduran en parte: las termas de Caracalla, que tenían capacidad para unas 10.000 personas a la vez; las termas de Diocleciano (donde hoy está el Museo delle Terme y la iglesia de santa María degli Angeli), más grandes aún; los restos de las termas de Trajano, en el monte Opio... A las termas se iba a diario, hombres y mujeres, aunque en horario distinto. Ese era un lugar de encuentro donde además del baño se practicaban deportes e incluso había bibliotecas. En fin, venían a ser como un moderno centro cultural y de ocio. El "uniforme" del ciudadano era la toga, que vestía siempre para ir al foro y asistir a las convocatorias públicas, es decir, casi a diario. Las togas eran de color crudo, únicamente podían llevarla completamente blanca (lo que conseguían con tiza) los candidatos a las elecciones (la toga "candida", de ahí la palabra "candidato") para distinguirse de los demás, aunque luego esa práctica se prohibió.
Aunque con retraso, espero haber satisfecho en algo tu curiosidad. Un abrazo.